viernes, 1 de agosto de 2008

30 días de oscuridad (30 days of night)

Ficha técnica:

Dirección: David Slade.
País: USA.
Año: 2007.
Duración: 113 min.
Género: Terror / thriller.
Interpretación: Josh Hartnett (Eben Oleson) / Melissa George (Stella Oleson) / Danny Huston (Marlow) / Ben Foster (el extraño) / Mark Boone Junior (Beau Brower) / Mark Rendall (Jake Oleson) / Manu Bennett (Billy Kitka) / Megan Franich (Iris).
Guión: Steve Niles / Stuart Beattie / Brian Nelson; basado en la novela gráfica "30 días de noche" de Steve Niles y Ben Templesmith.
Producción: Sam Raimi / Rob Tapert.
Música: Brian Reitzell.
Fotografía: Jo Willems.
Montaje: Art Jones.
Diseño de producción: Paul Denham Austerberry.
Vestuario: Jane Holland.
Estreno en USA: 19 Octubre 2007.
Estreno en Latino America: 8 Febrero 2008.

Página oficial: www.30diasdenoche.com

Sintesis:

Durante siglos, los vampiros han permanecido al abrigo de la oscuridad, obligados a ocultarse cada mañana para no ser destruidos por la abrasadora fuerza del sol. Pero los tiempos cambian y ahora los vampiros son máquinas antropófagas construidas con la única finalidad de devorar seres humanos, y sólo la luz del sol puede detenerlos... Por este motivo, ponen rumbo a la remota y aislada ciudad de Barrow, Alaska, que cada verano queda sumida en la más completa oscuridad durante 30 días. Los astutos vampiros, sedientos de sangre, saboreando ese mes de desenfreno total, se disponen a aprovecharlo, alimentándose de los indefensos vecinos. El sheriff Eben, su mujer Stella —de la que está separado— y un grupo cada vez menor de supervivientes deberán hacer todo lo posible para resistir hasta el amanecer.

Comentarios y critica personal:

Lo primero que uno se pregunta tras ver "30 días de oscuridad" es en qué demonios se han ido los otros veintisiete días. ¿Asuntos propios? ¿Moscosos? ¿Una baja por depresión? ¿Vuelvo en veinte minutos? Porque lo que es en la resolución de la película, tras tanto esfuerzo colocando a todo el mundo en situación con las largas noches polares, el frío, el aislamiento y el miedo que dan, todo se arregla en cuatro escenas tramposamente separadas con un cartel de "7 días después..."

Y es una pena, porque el planteamiento prometía: una pequeña ciudad de Alaska se prepara para entrar en la noche polar, durante la que será asediada por una partida de vampiros disfrutando de la falta de sol. Anunciados con la llegada de un vagabundo de aspecto sospechoso (Ben Foster), cuya misión es cortar todas las comunicaciones y vías de escapatoria, los únicos capaces de plantarles cara a los invasores serán el sheriff Oleson (Josh Hartnett) y su ex-mujer Stella (Melissa George). A lo mejor no se iba a convertir en la obra de arte definitiva, pero sí tenía potencial para una película más que apañadita, estilo "La cosa" de Carpenter. Al final se ha quedado en un festival gore, que sin ser del todo malo, probablemente satisfará a bastante menos gente.

El guión trabaja más o menos con la parrilla habitual de personajes del género: el sheriff algo quemado, su ex-mujer a la que todavía quiere, su compañero, el freak asocial del pueblo... a los que más o menos todo el mundo les puede asignar un final. Y "30 días de oscuridad" no hace mucho por añadir sorpresas; tiene un problema grave con el manejo de información. Al principio está llena de detalles y personas que luego resultan irrelevantes, mientras que se "olvida" de mencionar ciertas cosas -como que el protagonista es asmático- que luego terminan por tener bastante peso. Además, la presentación de los vampiros es tremendamente frustrante: una raza milenaria de cazadores de humanos hablando en lenguas muertas y que vienen a asediar un pacífico pueblo, y aparecen simplemente tras un fundido a negro. Todos, y discutiendo entre ellos qué van a hacer con la gente. Racionando un poco mejor esto se podrían haber llenado quizá más días de los del título, puesto un poco más de emoción al desarrollo de la trama y en general enganchar más al personal.


Pero "30 días de oscuridad" soluciona todos estos trámites rápido para pasar a lo que parece ser el meollo del asunto: vampiros destripando humanos y humanos machacando vampiros. Todo ello regado con mucha sangre y mucho berrido de nazgul o ultracuerpo -dependiendo de su generación- reciclado. En este sentido, hay que decir que la película está bastante bien rodada. Los enfrentamientos son por lo general espectaculares, hay momentos de bastante tensión y en general el gore, aunque sobreabundante y festivalero, no resulta del todo injustificado. Incluso en ciertos momentos David Slade tiene la certeza de apartar la cámara de la acción, pues a veces transmite más la emoción el ruido y reacciones del resto de personajes que los expolios anatómicos del protagonista.


Del reparto hay que destacar a Josh Hartnett, más que nada porque es el protagonista, tiene las mejores escenas -por no decir todas- y en general cumple bastante bien. Además parece que se está configurando como un futuro héroe de acción bastante solvente, en cuanto se jubilen los duros oficiales de Hollywood y él pierda ese aire de babyface que ha regido su carrera hasta ahora.


En fin, una película que podría haber llegado a más, pero que al menos no se hace del todo aburrida. Recomendada para gente con turno de noche.


La puntuación de la película:


Guión:



Dirección:



Originalidad:



Efectos:



Actores:



General:





Trailer en español:





Trailer con subtítulos




sencillamente... Pablo

1 Desenterradores de huesos:

Gonzalo dijo...

Jaaa !! Que buena película !! A mi me encanto ... Felicitaciones por el blog que llevan adelante !!! Me encantan las críticas que haces y algunas me motivaron a ver algunas películas que antes por ahí jamás hubiese visto. Saludos del gonza :-)